Histórica sentencia por atentar contra la libertad de expresión